La luz...





El reposo de los contornos
en ocasiones se abre al vértigo,
se expande, roza la luz que en silencio espera
y se fragmenta en partículas de sueños que…
suavemente transitan por la humedad de una boca.




Indra.

Décimas...




A medida que la sensación de décimas
se agitaba en mis ojos...
la primavera
se iba colocando lentamente a mi lado;
tomando lo más vulnerable de mí.






Indra.









Por el bulevar de los sueños rotos...



Es densa la ausencia.

Tal vez, yo, busque los vínculos que desmoronaban mis azules...
dónde ya no existen.


                                                                   
    Indra.




Dulzura...




Esas limitaciones que me hacen buscarte,
hablarte de nuestras pisadas
y tropiezos del día,
me llenan de matices.
El juego entre paisajes inventados,
donde afloran los tréboles
y suena la brisa del río,
se asemeja a la felicidad
y vuelvo sobre los pasos.
Se bifurcan todas las palabras,
se gira el aliento,
se confiesan las miradas,
y se inmolan los recuentos,
mientras la luz de nuestras risas
da paso a la dulzura...
y sin que apenas sea perceptible
a la metafísica de la vida…
tú me sacas de dudas,
y yo, sin miedo, te digo… todo lo que me excitas.



Indra.





+




El amor que tumba la guerra
y graba tu nombre en el golpe
es la esperanza de sutura.



                                                                



  Indra.