Es crecido en la luz...






Es crecido en la luz.

Es de alas, piel y hueso,
de flores rojas y torneos,
que abre y se abre a los días,
y susurra a los vientos,
que dispersa el aliento
como lluvia sobre el desierto,
y es por eso
la desnudez plena de la sangre,
esa que nos une en el abismo, 
por habernos sido,
y grita exhausta
la necesidad de volver a sentir
el zumbido de nuestros pulsos
agarrados de la mano
por las calles que brotan primavera;
mientras ruge el mar en nuestros ojos.

Es envuelto en ternura, puentes, tréboles, lunas,
remolinos de amapolas,
también... errores de pájaros y nubes.

Es de hambre y sed y nos muerde, 
y gime y ronronea el deseo en la espalda,
y nos suspira en la nuca y se niega al olvido.


Es único y mortal; 
suficiente para ser perfecto...

Este amor incomprensible, incesante y nuestro,
que nos pide cada día un día más de vida.









Indra.

6 comentarios:

  1. Ese amor único que tambalea el corazón y aprisiona el alma de deseo, humedeciendo los días y las noches.

    Un beso enorme, mi preciosa Indra.

    ResponderEliminar
  2. El amor es tanto siempre, inconmensurable. Bonita canción de Goñi para acompañar tu bello poema.

    Dulces besos.

    ResponderEliminar
  3. Que mejor perfeccion que amar... En el pulso estan los latidos. Escribes precioso... Beso

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado leerte Indra, cuanto tiempo preciosa

    Besos muy dulces , espero estes bien

    ResponderEliminar
  5. Quien lo probó lo sabe... besos mi niña.

    ResponderEliminar