A esta hora...


Ya has presentido la arena.

-Carmen Membrilla Olea.-




No he sentido el azul del mar
en el centro de tu palabra.

Quejidos de grietas en las comisuras
que guardaban nuestros futuros crepúsculos
y catarsis a esta hora que no hallamos vértices
dónde dejar caer
la humedad aniquiladora de nuestra ira, sí.

Sé que tú también lo sientes, ya has presentido la arena.

Igual que la boca seca, igual que las manos agrietadas
igual que esta visibilidad cero en el braille de nuestro tacto.
Ahora, a esta hora,
sabemos que todos los días nuevos nacerán desiertos
porque ya ni nos queda llanto, para consolarnos.  




Indra.