Agua...


Una glorieta en mitad de una ciudad 

puede ser un oasis

para quien llega por un camino de arenas.

Y una sonrisa el agua que entreabre tu boca.

Bebiendo de ella es cuando comprendes el por qué del destino.





Indra.

7 comentarios:

  1. Bocas que se besan alimentando el amor, es la gloria del destino, es el cielo del placer.

    Un beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Un hermoso poema, ya los tres primeros versos dicen mucho y me encantan.

    Besos dulces Indra y linda semana.

    ResponderEliminar
  3. Siempre hay agua encendiendo el oleaje de tu llama.

    Beso.

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí, es como esos días nublados, horribles que derepente sale un rayito de sol :)
    Besos para ti y mi cariño, me encanta el poema.
    mar

    ResponderEliminar
  5. No creas que me olvido, aunque han sido momentos turbulentos..

    Un placer leerte siempre.

    ResponderEliminar
  6. No creas que me olvido, aunque han sido momentos turbulentos..

    Un placer leerte siempre.

    ResponderEliminar