El sonido del mar...





He recogido el sonido del mar cuando estaba en calma,
con cuidado de que no se quebrara en ningún momento
y como quien va a regalar un destino de sueños...
lo he esparcido en nuestra cama,
luego la inmersión hasta la extenuación
... en la sincronización sin límite de las olas...
Indra.

Un cielo de sueños

Existe un cielo de sueños
que me late,
que se me enraíza en vena...
redireccionando
a pulsos
lo terco y escéptico de mí. 











Indra.